sábado, 19 de octubre de 2013

Juego de Tronos

Hace casi un año un rumor se convertía en realidad: La adaptación de Juego de Tronos en formato serie. Y hace tan sólo unos meses se estrenaba en la cadena HBO la primera temporada. Ésta, adapta la primera novela de la saga "Canción de Hielo y Fuego" creada por George R. R. Martin. En la actualidad es un hecho que "Juego de Tronos" es una de las mejores producciones televisivas de los últimos tiempos, y una de las más frescas contribuciones norteamericanas a la caja catódica en lo que va de año.

La adaptación televisiva se centra en la intrincada lucha de cuatro familias (Stark, Lannister, Baratheon y Targaryen) enfrentadas por sus rivalidades personales e intereses, y cuya meta es sentarse en el Trono de Hierro, ostentando así el poder sobre los Siete Reinos. La serie, una suerte de refinado y agudo Falcon Crest medieval, reúne grandes dosis de intriga, disputas políticas, mentiras, sexo y personajes manipuladores, cuya característica principal es su pronunciada ambigüedad. Pocos, de entre los muchos que salen, resultan ser prototípicos. No hay ni buenos ni malos, sólo una encarnizada lucha por el poder en la que todo vale. Y es que precisamente todo, en esta serie, rebosa calidad. Desde sus magníficos
títulos de crédito, pasando por su heterogéneo y talentoso reparto, con algunas caras conocidas, como la del actor Sean Bean (Boromir en "El Señor de los Anillos"); hasta la sutileza de su guión, ágil en relatar con astucia los complejos tejemanejes que se traen los impredecibles personajes. De hecho, una de las marcas de la serie es su realismo y su falta de pudor a la hora de reflejar con verosimilitud y madurez una historia escrita para adultos. Juego de Tronos no es una fábula épica, sino una partida de ajedrez, de cuyo tablero es fácil caerse si no se trazan bien los movimientos.

Lo cierto es que el proyecto llevaba forjándose casi dos años, desde que Martin aceptó la oferta de los productores Dan Weiss y David Benioff, hasta que se rodó el capítulo piloto. Éste, como el resto de la serie, se rodó intentando mantener grandes dosis de realismo e intentando prescindir, en lo posible, de efectos digitales. Juego de Tronos ha sido, además, un proyecto íntimamente relacionado con su creador. El escritor, quien rechazó varias propuestas previas, intentando así mantener la integridad de sus creaciones, ha estado muy involucrado en el proyecto. Tanto es así, que él mismo escribirá el guión de un capítulo por temporada. De la primera, suyo es "The pointy end", y hasta la fecha hay apalabradas siete más de unos diez capítulos, para recoger las tramas de seis libros.

La primera temporada terminó el 19 de Junio en EE.UU y el pasado 11 de Julio en España, de la mano de Canal +, que la ha venido emitiendo en castellano. El último episodio fue "Fire and blood", el cual resultó tan adictivo, si cabe, como el resto de la serie. Para continuar con la trama habrá que esperar hasta la próxima primavera, cuando comiencen a emitirse los nuevos capítulos de la segunda temporada. Mientras llega abril de 2012, se puede intentar pasar el mono leyendo el resto de tomos de la saga, entrando en la página web dedicada de
Canal + o en la de la cadena HBO . Pues, tal y como reza el lema de la familia Stark, "el invierno se acerca".

No hay comentarios:

Publicar un comentario