lunes, 4 de noviembre de 2013

Recomendación cinéfila: Renoir.

Puede parecer algo obvio, por aquello de que ambos comparten apellido, claro, pero yo no fui consciente de que Auguste Renoir (el famoso pintor) y Jean Renoir (el famoso cineasta) eran padre e hijo hasta que leí el argumento de la última película de Gilles Bourdos: Renoir. La historia del film cuenta la relación a tres bandas entre el artista, ya en sus últimos años de vida, e interpretado por Michel Bouquet, uno de los actores fetiches de Claude Chabrol; una de sus modelos, Andreé Heuschling (Christa Theret) y el hijo del pintor, Jean (Vincet Rottiers) que a su vez se enamora de la joven Dedé.

La película se encuadra en una fotografía preciosista que evoca las pinceladas coloristas de un incansable Renoir, el cual nunca dejó de pintar hasta su muerte en 1919, a pesar de sufrir una artritis galopante en las articulaciones de ambas manos. Y se cimenta en los recursos naturales (el suave ruido del viento entre los árboles, la exuberancia de su jardín, o los reflejos sobre el curso de un río) para inmortalizar el ambiente de la casa del pintor en la Costa Azul francesa, en un dilatado elogio a las películas costumbristas francesas y, dice su director, también a las de Jean Renoir. En este escenario, la figura de Heuschling aparece como la de una musa para padre e hijo, el primero inmerso en la tristeza de la muerte de su esposa y el segundo en el drama de la Primera Guerra Mundial donde sirvió como soldado y aviador. Es posible que, en algunos momentos, la cadencia de la narración se haga un tanto pesada, pero cuenta con proverbiales pasajes (como el del comienzo) donde la deliciosa música de Alexandre Desplat eleva el ánimo del espectador y deja que sus ojos discurran plácidamente alrededor de esta historia que no es tanto un biopic, como un retrato vivo de un momento crucial para el encuentro entre dos hombres, y una mujer, que marcaría el comienzo y el final de sus vidas.
Renoir se estrena este viernes 9 de agosto.

*Agradecimientos al Museo Cerralbo y los Golem por invitarnos a un pase previo

No hay comentarios:

Publicar un comentario